1ra Cadena 105.3 FM

"Quien cree que es mi fin se va a romper la cara": Lula da Silva

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 13 Julio, 2017

Río de Janeiro.- El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva dijo hoy ser víctima de una "artimaña" para dejarlo fuera de la carrera presidencial 2018, pero advirtió que "quien cree que es el fin de Lula se va a romper la cara", y anunció que será candidato. En su primera alocución, tras la condena anunciada el miércoles a más de nueve años de cárcel por corrupción y lavado de dinero, Lula da Silva escogió la sede del Partido de los Trabajadores (PT) para defender su inocencia y confirmar que será candidato a las elecciones para un tercer mandato presidencial en 2018. "Solo el pueblo brasileño tiene derecho a decretar mi fin", dijo el expresidente, quien midió sus palabras al referirse al juez Sergio Moro, que dirige la Operación Lava Jato y quien emitió la condena el miércoles. "No es posible tener un Estado de derecho si no creemos en la Justicia. Y por esa creencia en el Estado de derecho y en la Justicia es que la Justicia no puede mentir, no puede tomar decisiones políticas", aseveró, el exmandatario antes de anunciar que emprenderá acciones legales contra la sentencia y contra la prensa que lo acusa de corrupto. "Moro debe prestar cuentas a la Historia. Como yo", dijo el expresidente, ante los gritos de decenas de simpatizantes, entre ellos figuras políticas de la izquierda y de las organizaciones sociales que lo apoyan, quienes gritaban "¡Lula guerrero del pueblo brasileño!". En unos 25 minutos de alocución, en la que se le vio tranquilo e incluso llegó a bromear sobre su edad y sobre su equipo de futbol, el Corinthians, Lula da Silva confirmó lo que desde hacía meses ya venía apuntando: que será candidato a los comicios de 2018 para intentar –si la Justicia no lo impide antes-, obtener un tercer mandato presidencial. "Si alguien piensa que con esa sentencia me sacaron del juego, pueden saber que estoy en el juego. Quiero decir a mi partido que a partir de ahora voy a revindicar al PT para colocarme como postulante a la candidatura", aseguró. Presidente de Brasil entre 2003 y 2010, y líder en las encuestas para la elección presidencial de 2018, el futuro político del exsindicalista está en manos del tribunal de apelación que deberá decidir en los próximos meses si confirma la condena, entra en prisión, y pierde sus derechos políticos, o si lo absuelve y le permite participar en las elecciones. La ley en Brasil –denominada "Ficha Limpia"- impide que cargos electos ejecutivos sean disputados por condenados en segunda instancia en casos, por ejemplo, de corrupción. "Ya sabía que este proceso terminaría como terminó", señaló el exmandatario, que acusó al grupo mediático Globo, el más influyente de todo Brasil, de urdir junto a la élite política y económica una trama para sacar al PT del poder. "No era posible que los que prepararon el golpe contra Dilma Rousseff se quedaran de brazos cruzados para que la gente nos votara. Siempre supe que el golpe no terminaba" con el impeachment (proceso político), señaló. Los movimientos sociales que apoyan al expresidente –y que consideran su condena una tentativa para dejarlo fuera de la política por vía judicial-, anunciaron el inicio de una serie de movilizaciones por todo el país para exigir que el mandatario pueda participar en los comicios. El primero de ellos será el próximo 20 de julio, cuando los sindicatos, asociaciones de trabajadores y movimientos de campesinos sin tierra organizarán manifestaciones en las principales ciudades de Brasil. Reuters

Source: Internacional